El alegado “error” del Departamento de Hacienda

El alegado “error” del Departamento de Hacienda

hacienda (1)

¿Cómo tildar al alegado “error” del Departamento de Hacienda en el pago de entre cinco a ochenta dólares menos de esta primera quincena de marzo a cada uno de los cerca de 60,000 empleados públicos de Puerto Rico?

La excusa ofrecida por el Departamento de Hacienda al error no convence. Pero lo peor es que la alternativa dada para la restitución de ese pago de menos a estos alrededor de 60,000 servidores públicos es más un problema que una solución.

Este viernes habrá que irse a buscar el cheque con el pago que restituye esa deficiencia a las oficinas centrales del Departamento de Hacienda en San Juan, a partir del mediodía.

Que se sepa, no se ha concedido este mediodía libre a los empleados públicos para buscar el cheque en Hacienda. Por otro lado, cómo se habrá de organizar le entrega del cheque a decenas de miles de estos empleados que acudan a buscarlo a la vez.

Lo curioso de todo esto es que este “error” sucede en medio de una crisis de flujo de efectivo en el Gobierno, debido a que a partir de este mes el pago al servicio de la deuda a los bonistas será de $1,300 millones del Presupuesto General,. Esto habrá de tragarse una parte sustancial presupuestaria del fisco que no podrá utilizarse para los gastos operacionales ordinarios gubernamentales, incluyendo el pago de nómina

El domingo 15 de marzo próximo comenzará la implantación del impuesto al barril de petróleo y sus agregados, excepto al diésel, conocido como la “crudita”. Con ese impuesto se pagará unos cuatro centavos más por litro de gasolina. Hay propuesto por la actual administración gubernativa de Alejandro García Padilla un IVA de 16%, que la Legislatura, dominada por el propio partido político en el poder, podría reducir su monto.

Preocupa mucho que el pago por los intereses de la deuda (servicio a la deuda) crecerá exponencialmente en los próximos años, hasta llegar a la friolera de $3,500 millones anuales del Presupuesto General en 2028.

Lo agobiante es que los empleados públicos y la clase trabajadora tengan que seguir cargando en sus espaldas el peso de la crisis. Resulta cuestionable el alegado error en el pago de la nómina a los empleados públicos esta quincena. Nadie puede cuestionar que se trata de un error muy conveniente.

/ Departamento de Hacienda