En en el Centro Gubernamental de Minillas HICIMOS VALER NUESTROS CONVENIOS

minillas

En en el Centro Gubernamental de Minillas HICIMOS VALER NUESTROS CONVENIOS

Una vez más queda evidenciado que la unidad de propósitos y la firmeza con la cual defendemos nuestros derechos y el contenido de nuestros Convenios Colectivos nos permite hacer valer los mismos.

Durante las pasadas semanas el caos ha prevalecido en las oficinas del Centro de Servicios Integrados, Medicaid, WIC, Corporaciones del Departamento de Estado, Registro Demográfico y Retiro localizados en el Centro Gubernamental de Minillas en Santurce. Una seria avería en el sistema de los aires acondicionados, con la proverbial pieza que nunca está disponible para su inmediata reparación, hizo insoportable trabajar en el lugar.

Una y otra vez los compañeros que allí se desempeñan realizaron gestiones para que se reconociera la situación y se ajustara el horario de trabajo a la realidad prevaleciente. La directora del Centro de Servicios Integrados ignoraba sus justos reclamos. Ante esa actitud de la Lcda. Raquel Micheli, los trabajadores decidieron llamar a los oficiales de la Unión y ponerlos al tanto de la situación que confrontaban.

En la misma medida que denunciamos la intransigencia de unos, queremos reconocer la actitud razonable del director del Sistema de Retiro, Lcdo. Luis Collazo, quien permitió el uso de ropa más cómoda y no tuvo reparo alguno en ajustar la hora de salida en consideración a las condiciones prevalecientes en unas facilidades que no fueron diseñadas para poder operar sin el uso de aire acondicionado.

Inmediatamente todos unidos, dirigentes y trabajadores, solicitamos formalmente una reunión y en la misma se hizo el reclamo para que se cumpliera con lo que está contenido en nuestro Convenio Colectivo ante situaciones de esta naturaleza. Inicialmente, la posición de la administración fue la de privilegiar el ofrecimiento de los servicios por encima de la salud y la seguridad de los compañeros y compañeras que allí se desempeñan.

Enérgicamente y con la mayor firmeza se hizo el reclamo y la disposición de todos de hacer valer lo que dicta nuestro Convenio Colectivo. Ante la determinación evidenciada, se llegó al acuerdo de horario flexible que ahora está vigente. De esta forma, se ofrece cabalmente el servicio que demanda la ciudadanía y se reconoce la necesidad de los trabajadores de unas condiciones mínimas para desempeñarse a cabalidad.

Al momento de redactar este boletín, dos semanas más tarde de haber fallado el sistema de aire acondicionado, se nos informa del regreso a la normalidad en el Centro Gubernamental.

En momentos en que se discute la validez de nuestros convenios y la pertinencia de estar organizados sindicalmente, es bueno reconocer a lo que quedaríamos expuestos si entregamos nuestro derecho a estar organizados sindicalmente.

Es lamentable que a muchos compañeros se les haya olvidado las arbitrariedades de las cuales éramos víctimas, antes de contar con una Unión que dice presente y está dispuesta a realizar los esfuerzos que sean necesarios para que se respete nuestra dignidad y nuestros derechos.