Los amplios poderes de la Junta de Control Fiscal no están alineados con las necesidades del pueblo

junta

Los amplios poderes de la Junta de Control Fiscal no están alineados con las necesidades del pueblo

Para el presidente de la Unión General de Trabajadores, Gerson L. Guzmán López, la imposición del presupuesto preparado por la Junta de Control Fiscal, mediante la sentencia de la juez Laura Taylor Swain, no está alineado con las necesidades del pueblo trabajador. Según el líder sindical la única prioridad de la Junta es cumplir con los bonistas, aunque eso signifique la ruina y la pobreza.

“Es totalmente incomprensible y antihumano que se afecte severamente el presupuesto de las agencias y organismos gubernamentales que prestan servicios esenciales al pueblo”, indicó el dirigente sindical.

Las expresiones de Guzmán López, surgidas a partir de la decisión de la juez Laura Taylor Swain, fueron en reacción a las indicaciones de que agencias como el Departamento de Salud, Educación y la Policía de Puerto Rico verán recortados sus presupuestos. De igual manera, el presupuesto definido por la Junta resta a la asignación de los municipios, siendo éstos la primera alternativa de la ciudadanía a la hora de buscar ayudas para sus necesidades más urgentes.

“Estamos conscientes y nunca nos hemos llamado a engaño, sobre el objetivo central de la JCF. Sin embargo, una cosa es pagar la deuda a los bonistas y otra cosa es realizar su trabajo privilegiando a los mismos mediante acuerdos donde la pérdida que éstos asumen, si es que la tienen, no tiene punto de comparación con los sacrificios y las medidas de austeridad que se le están imponiendo al pueblo trabajador. Sin haber auditado la deuda, los acuerdos a que ha llegado la Junta con los bonistas de COFINA y la Autoridad de Energía Eléctrica evidencian un claro favoritismo con este sector”, manifestó el más alto dirigente de la UGT.

Agregó Guzmán López que junto al deterioro de la educación de nuestros hijos, cerrando más de 300 escuelas y reduciendo el presupuesto de la Universidad de Puerto Rico en $250 millones e imponiendo un aumento en la matrícula de los estudiantes, se pone en grave peligro, además, la seguridad pública, mediante un presupuesto que no alcanza ni siquiera para la nómina, ni para el gasto de gasolina de la Policía.

Menos interés aún tiene en el presupuesto impuesto por la Junta, la salud de nuestro pueblo, cuando han obligado a una reducción de los servicios y un incremento de los deducibles, lo que afectará a miles de ciudadanos.

“En clara venganza contra el pueblo trabajador, esencialmente contra los servidores públicos, por su resistencia a que se eliminara la Ley 80 que protege contra despidos injustificados, elimina el bono de Navidad y pretenden imponer una nueva reducción de las licencias de vacaciones y enfermedad, las pensiones se reducen en un 10%, además de rebajar la aportación patronal al plan médico a un máximo de cien dólares mensuales. Mientras a los bonistas les recortan apenas un 30% de sus ganancias, al pueblo trabajador lo llevan directo a la miseria”, sostuvo el líder sindical.

Al enjuiciar las expresiones del gobierno de turno en torno a la decisión del Tribunal Federal, Guzmán López reaccionó señalando que “no es hora de pasar la factura politiquera de que los recortes y las medidas de austeridad que hoy se nos imponen son el resultado de no haber entregado la Ley 80.”

“Lo que le corresponde a la administración local, ante los amplios poderes que le otorgó el Congreso de Estados Unidos a la Junta, es hacer bueno su compromiso de luchar del lado del pueblo trabajador, haciendo los ajustes en su desmesurada política salarial de los funcionarios, ponerle punto final a los contratos multimillonarios con los amigos de la casa, detener los gastos superfluos y los lujos extravagantes, así como negarse a firmar acuerdos con los bonistas que nos significan una onerosa carga y dificultan grandemente la solución del problema de la deuda”, argumentó Guzmán López

Pretender seguir impulsando la política de poner toda la carga de la solución de los problemas sobre las espaldas de los trabajadores, reduciéndole los ya menguados beneficios, eliminando la prestación de servicios esenciales al pueblo, eliminando agencias y despidiendo personal, restándole fondos a los municipios y firmando a ciegas los acuerdos de la Junta, no tendrá otro resultado que el total fracaso de su gestión gubernamental”, concluyó diciendo el dirigente sindical.

/ Junta de Control Fiscal