Revalida la UGT en HIMA-Fajardo por 72.7%

Revalida la UGT en HIMA-Fajardo por 72.7%

Fajardo

Prevaleció la verdad y la razón. El engaño y la falsedad no pudieron calar en las mentes preclaras de los trabajadores del hospital HIMA-San Pablo de Fajardo. La desinformación y la tergiversación de la verdad que montó el patrono en su campaña antisindical con la intensión de desvanecer la unidad solidaria de los trabajadores de HIMA-Fajardo al amparo de la representación sindical de la Unión General de Trabajadores (UGT) se estrelló contra el muro de la fuerza trabajadora organizada. Una fuerza trabajadora que entendió que el derecho a la representación sindical y a la negociación colectiva está por encima de cualquier pequeñez o triquiñuela.

De los 110 trabajadores que emitieron su voto secreto depositado en las urnas, el 72.7%, o sea 80 trabajadores votantes, depositaron su confianza en la UGT para que los siga representando sindicalmente y se continúe el proceso de la negociación de un nuevo Convenio Colectivo. El proceso de negociación ahora habrá de resurgir con más fuerza y entereza. Con más determinación a lograr un próximo Convenio Colectivo de más y mejores beneficios para los trabajadores.

La UGT se siente sumamente agradecida por ese respaldo contundente. Ese respaldo sólido sirve de inspiración a la Unión para ir mejorando nuestra representación sindical directa con los trabajadores. Una representación mediante un acompañamiento cotidiano de los representantes oficiales del sindicato en visitas constantes y asistencia sindical continuamente.

A los 30 trabajadores que votaron que no en las urnas a la continuación a la representación sindical de la UGT, nuestra invitación a que se unan en un abrazo solidario a sus compañeros en el esfuerzo por hacer de este centro de trabajo a través de la negociación colectiva uno de excelencia y de bienestar laboral que nos solidifique sindicalmente para beneficio de todos, incluyendo a los pacientes, quienes son nuestra razón de ser.

¡Que vivan los trabajadores! ¡Que viva su instrumento de lucha: la UGT!