Observaciones del Banco de la Reserva Federal de Nueva York (Primera Parte)

Observaciones del Banco de la Reserva Federal de Nueva York (Primera Parte)

RESERVA-FEDERAL-NY

En 2012, el Banco de la Reserva Federal de Nueva York hizo una evaluación económica de Puerto Rico. También hizo unas recomendaciones. Tanto la evaluación como las recomendaciones han caído en oídos sordos.

Una de las observaciones que hace el Banco de la Reserva Federal de Nueva York es que, debido a la alta tasa de desempleo oficial en Puerto Rico, que lleva muchos años por encima del 13 por ciento, un importante segmento de la fuerza laboral del país está subutilizada. Esa realidad se manifiesta más dramáticamente entre los jóvenes.

Pero no sólo es que el índice de desempleo permanece alto, sin que también hay una tasa de participación laboral sorprendentemente baja, de apenas el 39%. Junto a estos índices de desempleo y baja participación laboral, está el hecho de que los trabajadores en Puerto Rico ganan cerca de la mitad de los que ganan los trabajadores en Estados Unidos continentales y el ingreso promedio familiar es 60% menos.

La capacidad y adiestramiento de los jóvenes en la fuerza trabajadora es un factor al que el Gobierno de Puerto Rico debe prestarle mucha atención, a tono con ese análisis del Banco de la Reserva Federal de Nueva York. Esa falta de desarrollo de destrezas desde sus etapas juveniles puede tener un impacto considerable en los ingresos de una persona para toda la vida.

Con respecto a esto, el estudio observa un “desajuste” entre los tipos de trabajos que existen en Puerto Rico y el capital humano de su fuerza de trabajo. La estructura actual de la industria en Puerto Rico es relativamente intensa en el uso de trabajadores altamente educados y especializados comparado con la preparación promedio del capital humano de la población. “En parte, esto se atribuye al cambio de la estructura industrial de la Isla hacia fábricas de relativamente alta tecnología como resultado de los incentivos contributivos locales y los incentivos disponibles a las subsidiarias en Puerto Rico de empresas de Estados Unidos. Este cambio en la composición de la industria creó un déficit en la demanda de trabajadores poco diestros y puede explicar en parte el alto desempleo entre los jóvenes y aquellos con un nivel de educación menor”, se aduce en el documento.

El Banco de la Reserva Federal de Nueva York ofrece una explicación del porqué tan bajo índice de participación en la fuerza laboral de Puerto Rico. Señala tres posibilidades clave: Primero, un alto índice de desempleo frente a un ritmo lento de crecimiento económico a largo plazo que frustran las posibilidades de trabajo de los trabajadores potenciales. Segundo, un sistema relativamente grande de pagos de transferencias de fondos federales a Puerto Rico que pudiera tener un efecto en desalentar el trabajo. Estos pagos de transferencias de fondos federales constituyen cerca del 40% del ingreso personal promedio, más del doble de la proporción en Estados Unidos continentales. Más de un millón de residentes reciben beneficios a través del Programa de Asistencia Nutricional (PAN).

Un segundo programa de transferencia de fondos federales que afecta a una proporción importante de la población con edad para trabajar es el Seguro por Incapacidad del Seguro Social (SSDI, por sus siglas en inglés). Cerca de 11% de la población con edad para trabajar recibe pagos por incapacidad, comparado con el 7.4% en Estados Unidos. Se indica en el informe que “esta diferencia sugiere que los índices de incapacidad en Puerto Rico son altos y pueden reducir la participación laboral, bien sea porque los individuos no son capaces de trabajar o de encontrar trabajo que se acomode a su discapacidad o porque la oportunidad de recibir beneficios por incapacidad desanima a los trabajadores potenciales”.

La otra explicación que ofrece el Banco de la Reserva Federal de Nueva York a la baja participación en la fuerza laboral en Puerto Rico es que la economía subterránea o informal emplea a un segmento grande de la población. En efecto, dice el análisis del BRFNY, los cálculos del tamaño de la economía informal son tan altos como representar un 23% del PIB.

Se indica en ese análisis sobre la realidad económica de Puerto Rico que “no hay recurso más importante para una economía que el conocimiento y las habilidades —o capital humano— de su pueblo. Dice el BRFNY que “es bien sabido que el capital humano incrementa la productividad” Seguidamente, esta importante institución bancaria de Estados Unidos observa que “aunque Puerto Rico ha hecho grandes progresos al incrementar el nivel de educación obtenida por su población durante las últimas décadas, hay una preocupación creciente en cuanto a que la calidad de su sistema de educación se ha deteriorado en los últimos años, particularmente en los niveles primarios y secundarios”.

En un próximo artículo seguiré reseñando las observaciones y recomendaciones del Banco de la Reserva Federal de Nueva York en este informa sobre Puerto Rico.

/ Desempleo