Recibirán aumento anual, bonos y plan médico

Recibirán aumento anual, bonos y plan médico

DSCN3699

Un aumento de $75 anuales, bonos de verano y de Navidad, así como un plan médico con aportación patronal son parte de los beneficios garantizados en el primer convenio colectivo de los empleados del Municipio de San Juan firmado hoy, martes, por la alcaldesa Carmen Yulín Cruz Soto y representantes de la Unión General de Trabajadores (UGT) y del Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores (SPT).

El acuerdo, el primero establecido en un municipio en la historia del sindicalismo puertorriqueño, según destacó la administración capitalina, cobija a unos 4,224 empleados municipales, incluyendo los del Sistema de Salud de San Juan.
De acuerdo con las certificaciones de ambas uniones, más del 98% de los empleados que participaron de la votación aprobaron los acuerdos contenidos en el convenio, dijo Cruz Soto en conferencia de prensa, acompañada de representantes de las uniones, delegados municipales y directivos de las dependencias municipales.

“Hemos negociado y acordado conceder un aumento de $75 anuales efectivo al 1 de julio de 2015 hasta junio del 2018, que beneficiará a 4,224 empleados unionados. En un acto que demuestra que este documento sella el espíritu de colaboración, las uniones y el Municipio han establecido que el Municipio no incurrirá en préstamos para conceder el aumento anual”, sostuvo la alcaldesa.

Por la firma del convenio, se otorgará, además, un bono de $300, destacó.

“Asimismo, se garantiza en el convenio los beneficios de $800 de bono de verano, $1,300 de Bono de Navidad y $250 de aportación patronal al plan médico. Este espíritu de colaboración es bueno para el Municipio y bueno para sus empleados y de hecho ya ha producido beneficios para todos”, señaló Cruz Soto al establecer que el plan médico negociado por las uniones representó una reducción de $600,000 dólares en el costo del plan médico al municipio. Los trabajadores que anteriormente debían aportar entre $125 y $300, ya no tendrán que hacerlo.

“Lo que antes de esta firma era un beneficio, se convierte ahora en un derecho adquirido. Eso quiere decir que muchos de los beneficios que habían aquí definidos por ordenanzas ya no estarán sujetos al vaivén del cambio de administraciones”, puntualizó Cruz Soto.

Agregó que aún en el contexto de recortes de a nivel central por la ausencia de una reforma contributiva que garantice ingresos al fisco, no hay posibilidad de menoscabo en estos nuevos beneficios en el municipio.

Mencionó, además, que existen alternativas a la reducción de jornadas de trabajo, como los impuestos a mega tiendas, un control de gastos mayor y aumentar en tres centavos el Impuesto de Ventas y Uso por un tiempo determinado.