Satisfactorios los acuerdos logrados por la UGT en Cardiovascular, a pesar de Ley de Sostenibilidad Fiscal

Satisfactorios los acuerdos logrados por la UGT en Cardiovascular, a pesar de Ley de Sostenibilidad Fiscal

Cardio

Demostrando una vez más sus destrezas, experiencia y habilidad negociadora, el Comité Negociador del Centro Cardiovascular de Puerto Rico y del Caribe de la UGT logró negociar excelentes acuerdos para un nuevo Convenio Colectivo en el que mantienen en esencia el mismo estándar de beneficios que sus empleados unionados han venido disfrutando en esa corporación pública.

Los beneficios de bono de Navidad, plan médico, uniformes, obvención, estacionamiento, etcétera, se quedan todos inalterados, excepto el diferencial por especialidad. Únicamente quedan en suspenso hasta el vencimiento de la Ley de Sostenibilidad Fiscal y Operacional del Gobierno los artículos de Día del Cumpleaños del empleado, beneficios de un día libre por cada cinco años de labores en la corporación pública, siendo modificados temporalmente el pago de horas extras a tiempo y medio, así como los descuentos por ausencia al pago del diferencial por especialidad.

El pago por diferencial de especialidad se hará tomando en consideración los días calendarios del mes y no los días laborables, con lo cual se aminora sustancialmente el impacto del descuento, ya que el diferencia se divide entre todos los días calendarios. Hay diferenciales por especialidad que alcanzan hasta los $294.00 mensuales, en adición al salario regular que devengan esos empleados.

En cuanto al “on-call”, se acordó seguir concediendo una paga de $250.00, según establecido. Pero, aun cuando no haya necesidad de ser activado, ese empleado  recibirá  el  diferencial. El personal  de supervisión trabajará con los empleados el programa de los equipos “on-call”. Debido a que el tiempo de llegada al trabajo en respuesta a la llamada se reduce a 30 minutos  por  razones  médicas de la American Heart Association y otras entidades de su tipo que establecem una atención rápida al paciente de no más de 90 minutos para protegerlos daños mayores a su sistema cardiovascular, los trabajadores para los equipos “on-call”. Ya hay a través de todo el país hospitales con secciones especializadas en atención cardiovascular, por lo que no es necesario ahora traer a pacientes desde pueblos lejanos y distantes al Centro Cardiovascular de Puerto Rico y del Caribe en Río Piedras. En cada uno de esos hospitales, el tiempo de movilización para los “on-call” es de 30 minutos. Ese es el nuevo estándar impuesto en el país.

Con estos beneficios negociados, el empleado que está en uno de los equipos de “on-call” recibe $250.00 extra durante la semana que está en uno de tales equipos, más las horas que tenga que trabajar pagadas a tiempo y medio. De ese modo, por ejemplo, gana $643.00 semanales y tiene que cubrir un “on-call” por cuatro horas, a razón de un pago de tiempo y medio, el pago por hora sería de $25.74, por lo que recibiría en horas extras por esas cuatro horas $102.96. A eso había que sumarle el pago de $250.00 por el “on-call”. Lo bueno de lo negociado es que esos $250.00 lo recibiría si es movilizado por un “on-call” o no. La diferencia entre lo dispuesto anteriormente y lo acordado  es  de  tan solo $34.00 menos, considerando la suma entre el tiempo y medio por horas extras y los $250.00 por el pago de “on-call”.

Si un empleado es asignado a un equipo “on-call” dos veces al mes, su ingreso extra ese mes sería de $500.00 más las horas que tenga que trabajar tras la movilización. O sea, si trabaja en esas dos semanas ocho horas por las dos movilizaciones de “on-call”, recibiría un pago extra de $705.92, además del pago de su jornada de trabajo regular.

Cuando un empleado es movilizado por un “on-call” supongamos que a las 12:30 de la madrugada, habiendo trabajado cuatro horas, y la entrada a su turno regular era a las 7:00 de la mañana ese día, entonces podrá ponchar en ese turno cuatro horas más tarde; o sea, a las 11:00 de la mañana y recibir el pago de una jornada completa de trabajo.

La habilidad del Comité Negociador de los compañeros del Cardiovascular ha servido de absorbente de choque durante el actual período especial gubernativo dentro del cual les ha tocado negociar. En medio de la actual crisis fiscal y a pesar de la vinculante Ley de Sostenibilidad Fiscal y Operacional del Gobierno, este acuerdo supera lo alcanzado con otras agencias y corporaciones públicas.

Esto es indicativo de que la UGT y sus comités negociadores han sabido defender a su matrícula en buenos y en malos momentos.      

Un NO en contra de los acuerdos es votar a favor de la aplicación de la Ley 66 que implica reducir el bono de Navidad a $600.00 y eliminar muchos otros beneficios, tales como los diferenciales y pagos por “on-call”. En la Asamblea se explicará detalladamente esto. TE EXHORTAMOS A VOTAR SI.

Cardio2