Un asunto que hay que atender con premura

Un asunto que hay que atender con premura

Horizon

Ya es mucha la carga económica para el pueblo de Puerto Rico. Acaba de entrar en vigor el nuevo impuesto a la gasolina conocido como la “crudita. Y en medio de la amenaza de un IVA del 16%, que ahora la Cámara de Representantes se propone enmendar para que su tasa impositiva sea menor y variable, ahora el pueblo de Puerto Rico será abatido por un aumento en los precios de los alimentos.

Ha comenzado un desabastecimiento de alimentos en las góndolas o escaparates y neveras del comercio al detal. La razón obedece a la salida del mercado de la transportación y trasiego de carga marítima a Puerto Rico de la empresa naviera Horizon. Esto ha provocado un disloque de la transportación marítima de alimentos al país.

Quedan únicamente dando servicios de transportación marítima de carga a Puerto Rico: SeaStar y Crowley. El problema es que la demanda excede a la oferta. Esto es lo que está provocando este desabastecimiento, principalmente de alimentos perecederos.

La empresa marítima Horizon alega que se marchó de Puerto Rico en el pasado mes de noviembre ante las “bajas perspectivas de hacer crecer su negocio como consecuencia de la crisis económica local y una merma en la población puertorriqueña. Por tanto, menos consumidores y el cierre de su clientela comercial.

Horizon tenía tres puestos de trasbordo desde Estados Unidos: Houston, Jacksonville y New Jersey. Se impone, ante esta situación, un proceso de reorganización para cubrir el servicio de transportación marítima que prestaba Horizon. El caso es que ni Crowley ni SeaStar tienen los barcos y las barcazas suficientes para suplir satisfactoriamente ese vacío dejado por Horizon.

Esta situación acarreará muchos meses de complicaciones con la transportación marítima de Estados Unidos a Puerto Rico. El problema más crítico es el insumo de productos agrícolas, carnes, huevos y otros alimentos a Puerto Rico. A consecuencia de esto ya se está viendo un desabastecimiento en los mercados de alimentos.

Se prevé, por lo tanto, un encarecimiento de los precios de los alimentos que se importa a Puerto Rico. Importamos alrededor de 85% de lo que consumimos.

El tránsito marítimo de una barcaza desde Nueva York o New Jersey a Puerto Rico toma en promedio entre siete y nueve días, pero podría prolongarse entre 13 y 15 días por malas condiciones del tiempo.

Con la salida de Horizon y el exceso de demanda, la espera en Puerto Rico para la importación de productos podría prolongarse más. Esto tiene graves consecuencias en el caso de productos alimentarios perecederos.

La situación no se está atendiendo por las autoridades gubernamentales de Puerto Rico como se debiera. La situación de Puerto Rico se complica por la imposición colonial a Puerto Rico de las leyes de cabotaje que nos obliga a utilizar únicamente barcos de bandera estadounidense y su marina mercante: el servicio de transportación marítima más caro del mundo.

La seguridad alimentaria de un país es un asunto prioritario, conforme a lo establecido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La Secretaria de Agricultura de Puerto Rico estima que a la nación puertorriqueña le tomaría unos siete años lograr su seguridad alimentaria, de tomarse las medidas que son necesarias para una producción local agrícola de carnes, huevos y otros alimentos que sustituyan las importaciones.

Entretanto, ¿qué podrá esperarse? ¿Acaso seguiremos indefensos y a expensas de los vaivenes del mercado de transportación marítima estadounidenses y de situaciones impredecibles que están fuera del control del pueblo de Puerto Rico? Esto es un asunto muy serio que hay que atender con premura.

/ IVA