Ley 66: la UGT hizo la diferencia Ser unionado de la UGT paga

unionadopaga

Ley 66: la UGT hizo la diferencia Ser unionado de la UGT paga

unionadopaga

Reinan todavía las dudas sobre la implicación y trascendencia de los acuerdos alcanzados con La Fortaleza sobre el aminoramiento del impacto sobre los trabajadores de la implantación de la Ley 66 de 2014 de Sostenibilidad Fiscal y Operacional del Gobierno. Esa confusión fue la que hubo en el Departamento de Salud, hasta que el Secretario de Organización, Gerson Guzmán, y el Supervisor de Campo, Fernando Juarbe, conversaron por instrucciones del presidente de la Unión General de Trabajadores (UGT), Manuel Perfecto Torres, con el Secretario Auxiliar de Recursos Humanos y Relaciones Laborales de la agencia, Hermes Rivera Polanco, para aclarar una carta circular a los empleados sobre la pérdida de beneficios laborales a raíz de la Ley 66, que ignoraba los alcances para los unionados de los acuerdos en La Fortaleza.

Aclarada la confusión en Salud (falta que así también se haga en otras agencias donde haya la confusión), queda evidenciado que ser unionado paga. Ahora se comprueba que lejos de ser cierto lo que argumentaban los supervisores a modo de mofa a los empleados unionados, en cuanto a que a ellos se les extendían los beneficios que la UGT negociaba en el Convenio Colectivo para la Unidad Apropiada representada sindicalmente, sin tener que pagar cuotas de afiliación sindical descontadas de sus pagos de nómina.

Entre otros buenos acuerdos con La Fortaleza, a los empleados unionados se les garantiza para diciembre de 2014 el mismo monto del bono de Navidad que se pagó en 2013, cuando a los supersisores y a los no unionados el bono de Navidad se reduce a $600, como dispone la Ley 66 de Sostenibilidad Fiscal y Operacional del Gobierno.

De manera que para los ugetistas en las agencias y corporaciones públicas, el estar representados por la UGT en las negociaciones con La Fortaleza tuvo para ellos satisfactorios resultados que ahora se ven con las excepciones negociadas para reducir el impacto de la Ley 66 sobre los servidores públicos.

En definitiva, ser unionados paga. La cuota de representación es más que nada una buena inversión de garantías laborales para los trabajadores.