Hospital HIMA-San Pablo atropella empleados al retener sus salarios el día de pago

Gerson1

Hospital HIMA-San Pablo atropella empleados al retener sus salarios el día de pago

Por segunda semana consecutiva el Hospital HIMA-San Pablo atropella a sus empleados dilatando innecesariamente el tiempo en que hace entrega del cheque de salario. Al requerir una explicación sobre la tardanza, se ofrece información diferente, dependiendo de la persona que llame. A unos se les dice que “el banco no permite que se entreguen los cheques”, “los cheques se entregarán más tarde” sin precisar la hora en que se hará entrega de los mismos y finalmente, “se entregarán tarde en el día de hoy”. Independientemente de estas vagas e inaceptables explicaciones, lo cierto es que la entrega de nuestros salarios, rodeados de tanta incertidumbre, genera malestar y múltiples inconvenientes.

Es de conocimiento general que en las empresas donde se acostumbra pagar a los empleados mediante el uso de cheques, se provee siempre de un tiempo razonable, que por lo general es una hora, para que los trabajadores puedan hacer efectivo el mismo. Esta consideración no existe en el Hospital HIMA-San Pablo. Si recibimos el cheque a las 4:00 PM, tendremos que esperar hasta el día siguiente para lograr cambiar el mismo.

También resulta en un doble viaje para muchos compañeros y compañeras que terminan su turno de trabajo a las 7:00 AM y al no recibir su cheque a la salida deben regresar en la tarde a recibir su cheque o esperar al día siguiente para iniciar el trámite de hacer efectivo el mismo.

Nuestro Convenio Colectivo establece lo siguiente; “Los trabajadores cubiertos por este Convenio Colectivo recibirán su pago de salario cada catorce (14) días calendarios. Si el día de pago coincide con un día feriado, se pagará el día laborable anterior”. (Artículo 29, Sección 4). De su \simple lectura se establece que la intención de las partes es que el trabajador(a) pueda contar con su dinero exactamente el día de cobro. Esta no es la realidad que estamos viviendo en el hospital.

Esperamos que este atropello no vuelva a repetirse. Los trabajadores damos siempre lo mejor de cada uno(a) y lo menos que puede hacer un patrono responsable es reciprocar nuestra entrega pagando los salarios acordados con puntualidad y con la oportunidad de disfrutarlos a la mayor brevedad.

Exigimos a HIMA-San Pablo un cese y desista de esta práctica y nos brinde el trato respetuoso y digno que todas y todos merecemos.

/ Hima Caguas, UGT